Francisco Torres García

La estantería del historiador

Las medallas murcianas de Franco

Leo al cronista oficial de Murcia, señor Botías, explicarnos en La Verdad lo de las medallas del Ayuntamiento y la Diputación que le concedieron a Franco en 1945. Esas que los podemitas murcianos reclaman al alcalde Ballesta del PP que retire a Su Excelencia el Generalísimo. Lo que estimo este hará encantado de la vida, aunque supongo que a estas alturas a don Francisco le importará un pimiento.
¡Lo mismo piensa que hasta que unos comunistas reciclados le quiten una medalla es un honor y no un agravio!
Se luce el cronista para salvar los muebles en el relato (es curioso que nos ilustre e ironicé con lo publicado por Línea -diario falangista entonces-, pero se olvide de mostrarnos lo que decía La Verdad, que supongo no se quedaría atrás en el incienso y el peloteo) con su crónica de la visita del Caudillo a Murcia (Preston y Viñas también escriben Caudillo así, en mayúsculas y sin comillas).
Me llama la atención en el artículo ese lenguaje con el que intenta disimular una realidad palmaria que se escurre a borbotones entre sus líneas: la popularidad de Franco (lógicamente entre los suyos que eran muchos, muchísimos, y algunos hasta con apellidos de los que hoy andan por Murcia en política y hasta en periodismo).
Y aunque el señor Botías busque como disimularlo, lo cierto es que Franco fue recibido por una multitud entusiasta que sí que llegaba al Malecón. Y de ello quedan muchas fotos y hasta algunos testigos.
El problema es que eso es lo que molesta a no pocos,  la multitud; porque ya se sabe que Franco era un señor que lo hacía todo el solito.
Busca el señor Botias la chanza irónica con eso de la unanimidad en la concesión, como si alguien obligara a la entrega de medallas (hasta el Barça que era más que un club le impuso tres a don Francisco). Era simplemente lo normal. No en vano eran todos los gestores de la Diputación y los concejales franquistas (podía el cronista haber hecho el listado como curiosidad en los apellidos), y al cargo no obligaba ni don Francisco.
Y, la multitud, no era exageración de la época, como nos insinúa el señor Botías. No hubo cordones de seguridad  que como señala controlara el entusiasmo -siempre me río cuando veo esos cordones y comparamos con la actualidad- y, ciertamente, sí hhubo estrujamiento al Caudillo como demuestran las fotos.
Era así en Murcia y en muchas partes.
El problema con Franco de casi todos los escribanos, escribientes, tertulianos e historiadores, es que se les hace cuesta arriba reconocer que eran muchos, muchos, los españoles -también los murcianos- que estuvieron con Franco o le apoyaron.
Claro que lo mismo con la LMH le pegan fuego a las fotos y se destruyen las cintas de película para borrar la historia, porque lo de la autocensura hace tiempo que me parece una realidad; aunque me gustaría estar equivocado.

PD: Le faltó al articulista decir que aquellos manifestantes estaban a la fuerza, que les daban bocadillos y que había guardias armados para que gritaran ¡Franco, Franco, Franco! Ese señor bajito que hacía pantanos y trasvases con lo que a Murcia le hizo algún favor.

Anterior

Franco y el Barça (política, fútbol y mitología separatista)

Siguiente

Asco y vergüenza tras el ahorcamiento de una Cruz

3 Comentarios

  1. Ciertamente ya cansa escuchar que todo lo que hizo Franco estaba mal. Es muy triste ver como han deformado la historia. Pero lo siento, la guerra la ganó Franco e hizo mucho por España!!!

  2. installment loans consumer lending illinois payday loans installment loans

Deja un comentario

Francisco Torres García & Blog personal