Francisco Torres García

La estantería del historiador

El incoherente pregonero de la Semana Santa alicantina

Seguramente el personaje de la foto sea para el lector un perfecto desconocido, un hombre gris con traje. Tampoco creo que arroje mayor luz mencionar su nombre, José Miguel Saval. Lo más probable es que usted se haya dicho: <<Seguro que es un político de fructífera carrera>>. Evidentemente está en lo cierto.

Desde hace unos días anda intentando levantar cortinas de humo y esquivando dar explicaciones. Me cuentan que, según parece, se hace llegar que no fue él… pero la hemeroteca es muy mala y todo el mundo sabe que el alcalde de Callosa de Segura, días antes, había pedido a la Subdelegación del Gobierno el envío de fuerzas, Guardia Civil, para proceder al derribo de la Cruz de Callos. Y el subdelegado, a quie compete ello, las envió.

Pues resulta que el señor de la foto es José Miguel Saval, político de larga carrera en cargos del Partido Popular y en la actualidad Subdelegado del Gobierno en Alicante. El mismo al que el alcalde Maciá, que espera que el derribo de la Cruz le lleve a puestos más altos, escribía pidiendo auxilio.

La sorpresa es que este político del PP, profesor universitario, va a ser el inminente pregonero de la Semana Santa en Alicante por elección, con anterioridad a los hechos, del Consejo Rector de la Junta Mayor de Hermandades y Cofradías. Evidentemente, si yo me llamara José Miguel Saval, tras lo sucedido, declinaría la invitación para evitar que alguien se sienta ofendido al no comprender su actuación.

Claro que si yo fuera José Miguel Salva, miembro de la Hermandad del Perdón que desfila por Alicante el Jueves Santo, profesor de la Universidad de Alicante, hace días que, antes que contribuir al derribo de la Cruz de Callosa, hubiera antepuesto mis creencias al cargo político y hubiera vuelto a mis clases. Pero yo no soy José Miguel Saval… próximo pregonero de la Semana Santa alicantina.

Afirma el texto sagrado: <<Por sus hechos los conoceréis>>. Ahora bien, resulta que para ser pregonero hay que ser creyente y vivir la Semana Santa, y José Miguel Saval se ha dado a conocer por ser el <<presunto responsable>> del envío de la fuerza pública, que ha tenido tomada la plaza unos días, para que un alcalde socialista con ambiciones, que según parece no tuvo reparo alguno a la hora de contemplar los hechos con chufla desđe la casa consistorial, pudiera derribar una Cruz en Callosa de Segura.

Ahora, con su faz de pregonero difundida, el subdelegado del gobierno, político del PP, no puede refugiarse ni en su servidumbre a la ley ni en su solicitud para atender los deseos de un alcalde socialista, cuando como creyente notorio y visible podía haber dimitido antes que contribuir a la ignominia; o, al menos, haber esperado a la sentencia del TSJ de Valencia, en vez de amparar y proteger el derribo vergonzoso de una Cruz que ha acabado tirada por los suelos en plena calle tras una verja.

En este tiempo la Junta de Cofradías de la Semana Santa de Callosa ha vetado la presencia en actos y procesiones del tripartito que gobierna Callosa. Ahora, resta que suceda lo propio en Alicante o que el señor José Miguel Saval, por coherencia, decline ser pregonero porque prefirió ser subdelegado del gobierno. Pero me temo que eso sería mucho pedir.

Anterior

Asco y vergüenza tras el ahorcamiento de una Cruz

Siguiente

En torno al 8 de Marzo y un día para las heroínas de España

1 Comentario

  1. jose jarque

    Sólo quiero comentar dos cosas:
    la primera felicitar al autor de esta reseña, por su valentía y por tener las ideas tan claras.
    La segunda, que este señor que lo mismo adora a Dios y da el pregón, que dos semanas antes manda a la fuerza pública bajo su mando para hacer posible el acto sacrílego de arrancar una Cruz de Cristo junto a una iglesia, ha sido calificado por “la cruz y la espada” como “sepulcro blanqueado”.

    Ahora bien, peor, mucho peor que este señor me parece el Obispo de Alicante, que ha permitido que este individuo dé el pregón de Semana Santa, y junto al Obispo me parece penoso también la Junta Directiva de la Hermandad del Perdón que no ha expulsado a este individuo de su Cofradía. Todo lo cual indica en manos de quién está la Iglesia alicantina y en parte española, y cómo muchas cofradías son organizaciones sin ningún contenido cristiano, que lo que impera es tocar el tambor, vestirse de costalero o ponerse gomina en el pelo y vestir traje oscuro por la vanidad de la ostentación que es el contrario de la humildad de los valores cristianos.
    Que Dios en su infinita Justicia los condene al fuego eterno a todos, incluidos a los fariseos que en la Catedral de San Nicolás de Alicante el pasado sábado 17 de febrero se quedaron escuchando el pregón de este señor que lo mismo le hace el juego al Alcalde talibán de Callosa del Segura para arrancar la Cruz, que luego da con toda la jeta un pregón de Semana Santa, y luego se hicieron fotos con él en el altar.

Deja un comentario

Francisco Torres García & Blog personal