Francisco Torres García

La estantería del historiador

Categoría: Actualidad política (Página 2 de 8)

Franco y el Barça (política, fútbol y mitología separatista)

No es fácil disociar la política de fútbol o el fútbol de la política. Mucho más cuando vivimos en las circunstancias y noticias que nos agobian y que si no fuera por lo que es son espejo del vodevil, la astracanada, el surrealismo y la idiotez. En la política hay muchas mentiras, muchas verdades a medias y muchas ganas de cambiar, llegado el caso, la historia; en el fútbol también, por lo que no debieran sorprenderse mis lectores con el título.

Ahora que vivimos en medio de la gran mentira edificada por el nacionalismo/separatismo catalán -nacionalismo e independentismo son indisociables aunque muchos sigan en su particular mundo de las maravillas-, en medio del ajetreo de si este o el otro acabarán con su cuerpo en el banquillo -lo de dar con los huesos en la cárcel será otro cantar-, cabría ejemplificar con el futbol esa construcción mitológica, que ya poco tiene que ver con Wilfredo o con los Borreles, que alienta al separatismo. Esa mitología que ha cambiado el recurso a la historia de los nacionalistas decimonónicos por los agravios económicos encerrados en la falsaria y manida frasecita de “España nos roba” -lo podría poner en catalán pero no me apetece-.
Hace no poco el inefable Gerard Piqué, el chico de las lágrimas del 1 de Octubre -quizás estuvo partiendo cebolla poco antes-, pronunciaba o escribía una frase lapidaria que, a la vez, era muestra de su habitual falta de conocimientos: <<el Barça fue un bastión de resistencia contra el franquismo>>. Tontería supina que a buen seguro, en los próximos decenios de historietas separatistas, sustituirá a la leyenda de que Franco favorecía al Real Madrid para apoyar el centralismo frente al odioso separatismo que representaba el Barcelona. Sin embargo, es que el bastión de resistencia contra el franquismo mientras Franco estuvo vivo -después seguro que debió serlo- no parece que diera muchas muestras de ello a lo largo de 40 años. Sin retrotraernos mucho en el tiempo recordemos que el presidente, señor Agustín Montal, que hizo célebre aquella definición de raíz política de que el <<Barça era mes que un club>>, no dudó a la hora de condecorar a Franco en persona en la tardía fecha de febrero de 1974 con la medalla de oro del 75 aniversario (no sé si por la trastienda del fichaje de Johan Cruyff, vayan ustedes a saber). No contentos también condecoraron a José Utrera Molina que si al memoria no me falla debía de ser Secretario General del Movimiento. Nadie duda de que el Barcelona ha sido un ariete en manos del nacionalismo convergente primero y del separatismo sin máscara después, pero eso sucedió después de morirse don Francisco Franco.
Cualquiera que teclee en la red se va a encontrar con ese Barcelona al que “España, Franco y el Real Madrid robaba” en el que algunos creen a pies juntillas y con referencias al embrollo de Di Stéfano como supremo argumento. Pero si Cruyff le dejó una manita al hasta entonces pletórico Real Madrid de principios de los setenta, Franco hizo posible la supervivencia del Barcelona como <<algo más que un club>> en dos ocasiones con dos manitas. Lo que el Barcelona agradeció condecorándole en tres ocasiones. TRES.
Enumeremos: lo hizo en 1951 cuando el Barcelona ganó la Copa de Su Excelencia el Generalísimo y en el campo le impusieron la insignia de oro y brillantes. ¡Qué cosas! (Menos mal que el Barcelona no ganó la primera edición pues en la misma ponía aquello de Año Triunfal). En 1971 le dieron otra medalla de oro y en 1972 se inició la concesión de la del 75 aniversario, también de oro. Pero ya se sabe que en el Barcelona todo tiene solución y en 2016 el presidente Josep María Bartomeu decía que no le podían quitar los reconocimientos a Franco porque no existía acta oficial de tal concesión. Lo que no me extrañan haya enfadado mucho a los de la Memoria Histórica y hasta a Oriol Junqueras.
No es que yo afirme que en el Futbol-club Barcelona no hubiera antifranquistas en los años sesenta y setenta, tanto en el palco como en la grada. De hecho los había, pero de ahí a ser el bastión de la resistencia dista un mundo -aunque hoy vivamos en medio del ejemplo práctico del heroísmo separatista que somos incapaces de comprender-. Si yo fuera un amante de los tópicos y de la demagogia tendría que decir que es que en aquellos tiempos la “pela era la pela” y el “negoci era el negoci” y si hay que gritar “¡Franco, Franco, Franco!”, pues se grita. No me atrevería a tanto, pero…
Los hechos son los hechos y lo que nos dice la historia es que Franco salvó al Barcelona económicamente en dos ocasiones -cosa que no hizo con el Español que también pidió una recalificación- y que sin esa manita puede que la historia del Barcelona hubiera sido muy distinta. Eso sí, dejemos claro que los del <<bastión>> acudían al campo cuando iba Franco, con respetables llenos, y como quedan grabaciones podemos auditar el entusiasmo fervoroso con que el Jefe del Estado era recibido (claro que puede que el Movimiento comprara todas las entradas). Como la política es una cosa y el deporte otra, pues el Barcelona fue el equipo que más Copas de Su Excelencia el Generalísimo ganó (9 frente a 6 el Madrid); claro que Franco debía de amañar los partidos para que los del <<bastión>> se humillaran subiendo a recibir la copa entre un mar de aplausos y no sé si de banderas (el merchandise de la época era bastante pobretón y nadie había reparado en el negocio que representaba).
Nadie salvo su directiva tiene la culpa de que el Barcelona estuviera en dos ocasiones a punto de la bancarrota y Franco los salvara -de esto último sí que tiene alguna culpa la directiva-. La primera, la más sonora. Con el dominio futbolero del Barcelona en los años de Kubala (5 copas y 4 ligas) el campo de Las Corts se quedó pequeño (60.000 espectadores). En 1954 se inicia la construcción del Nou Camp que concluye en 1957 siendo inaugurado por el Ministro Secretario General del Movimiento -ya podían haber buscado a otro para reivindicar el bastión- José Solís y unas semanas más tarde Francisco Franco asiste a un partido en el nuevo estadio (ese mismo año había presidido la victoria del Barça en la Copa en la ciudad condal). El problemilla es que los presupuestos se habían ido de mano y el Barcelona tenía una deuda de 230 millones de pesetas de la época que conducían inexorablemente a la bancarrota. Solo les quedaba la política y los catalanes de Franco se movieron, pero no todos. El Barcelona optó por intentar vender Las Corts, que era terreno verde privado con malas condiciones para la edificación y necesitaba una recalificación que el Ayuntamiento inicialmente aceptó pero que fue recurrida. Y al final, a través de Torcuato Fernández Miranda, acabó el tema en la mesa del Consejo de Ministros celebrada en el Pazo de Meiras el 13 de agosto de 1965. Franco aprobó la recalificación y el Barça se libró de dejar de existir o de ser un club pobretón que en breve soñaría con fichar al mismísimo Pelé.
La crisis económica del Barcelona le apartó de su meteórica carrera triunfal de los años cincuenta, a la que había contribuido el gobierno con el afamado fichaje y nacionalización exprés de Kubala que el Madrid también pretendía (¡Qué lío! ¿Pero el Madrid no era el equipo del régimen y Bernabeu soldado de Franco?). El Barcelona volvió a meterse en líos económicos con la edificación del Palau Blaugrana y el Palacio de Hielo. Ahora se necesitaban 43 millones para salir del apuro que nuevamente fueron concedidos. Así que en 1971 Franco recibía la Medalla de Oro del Palau y le hacían presidente de ambas instalaciones. Lo que nunca sabremos es si Franco dio órdenes a los árbitros para que no echaran ni a Di Stéfano primero ni a Cruyff después. Es de alabar que el Barça fuera el <<bastión de resistencia contra el franquismo>> sin que el Caudillo se dedicara a perseguirlo, probablemente porque Franco era poco sectario (bueno algún idiota ha llegado a escribir que el Barcelona se la jugó a Franco fichando a Cruyff, y que el Caudillo ya no tenía poder suficiente para impedirlo como hizo en el caso de Di Stéfano, pero ya se sabe que para algunos hasta Carlos I se refugió en un monasterio catalán y no en Yuste).
Nota.- Lamento amargar a los anticapitalistas de hoy, pero seguro que podrían acusar a Franco de utilizar políticamente al Barcelona para hacer propaganda anticomunista con el fichaje de Kubala como anuncio de la decisión del régimen de apoyar a los que huían de los países comunistas (¿Cómo? ¡Que de los países comunistas no huía nadie!).

¿Se atreverá Mariano a resolver el problema?

A estas horas cerramos la edición de La Nación. En breve entra este número en imprenta sin que se pueda atisbar con seguridad lo que va a ocurrir, si es que cuando mi querido lector esté leyendo este artículo ha sucedido algo. A nadie creo que le haya sorprendido la no-respuesta de Puigdemont al gobierno. ¿Qué esperaban algunos? ¿Un gesto de “valentía” y un sacar pecho de Puigdemont afirmando que ha declarado la independencia pero que la tiene en suspenso? No, lo que ha dicho, por si acaba ante el juez, es que él suspendió la independencia para poder dialogar con el gobierno y que Mariano, que es malo malísimo, es el que no quiere: una trampa saducea en realidad y hasta ahí. No ha habido nada de valentía en el aquelarre independentista catalán, y sí mucho lloro por algunos golpes. Ha sido y es así porque todos son jugadores de ventaja que nadan y guardan la ropa.

Puigdemont y su mariachi siguen jugando con los resquicios de la ley, con los vericuetos jurídicos, para poder hacer eterna la podredumbre diciéndose: a ver si hay suerte y la necrosis se extiende. Puigdemont no es un héroe, ni un día de cárcel daría por la “patria catalana”; igual que la “patria” y la “independencia” le ha durado a algunos el tiempo que les ha empezado a afectar a sus negocios y sus bolsillos. Así que las marcas emblemáticas de Cataluña, La Caixa, el Sabadell, Planeta y hasta Codorniu están huyendo a plazos (alguna hasta lo ha visto como una bendición para sus balances futuros pues la antipatía que despertaban es un hecho). Otros, parte de ese empresariado catalán de toda la vida, andan llorando porque habían dado aire al independentismo, a la espera de que la cosa no llegara tan lejos y como de costumbre todo acabará engordando las cuentas a costa de los Presupuestos del Estado y hasta la próxima, como lleva sucediendo desde hace más de un siglo.

El heroico Puigdemont no ha querido contestar al gobierno en los términos que el gobierno esperaba, se lo han aconsejado sus asesores legales, esos que crispan a la CUP, y el capo en la sombra que no es otro que Arturo Mas. Entre otras razones ha sido así porque ello sería tanto como reconocer otro delito de los muchos que lleva impunes en su mochila (el gobierno le ofrece inmunidad a cambio de cesión, es lo que se lee entre líneas). En el fondo, Puigdemont cree o sabe que el gobierno no quiere aplicar ningún artículo de la Constitución y no quiere suspender la autonomía Cataluña, y se aprovecha. Llegados a este punto lo único que queda por señalar es que Mariano y Puigdemont se parecen, porque ambos tienen la misma estrategia: no aceptar el choque de trenes y esperar a que el otro ceda. Y a Mariano le gusta aguantar la partida, no tiene prisa, porque piensa que la tiene ganada y que cuanto más dure mejor; que Puigdemont capitulará y que él podrá sacar pecho por haber resuelto el problema sin daños colaterales. Puigdemont, Junqueras y demás independentistas de toda la vida -otra cosa es la CUP- juegan esperando que las detenciones colaterales les beneficien para poder seguir apoyándose en el subterfugio de que la represión contra el pueblo catalán sigue, lo que permitirá que con unas cuantas movilizaciones puedan mantener la tensión de los activistas pro independencia y al final no se atreva el gobierno a aplicar el 155 y acceda a negociar lo innegociable.

Lo había escrito unos días antes del lunes 16 de octubre: Puigdemont le iba a tomar el pelo a Mariano y Mariano se lo iba a dejar tomar porque tempoco está para muchos heroísmos. Y es lo que ha sucedido. Lo que muchos piensan es que al final cada uno toma el pelo a los suyos y todos a los pacientes españoles, especialemente a los que han estado saliendo a la calle en defensa de la unidad de España que son los que no entienden nada. Por ello, alguien se ocupa de que no nos demos cuenta. Para eso Puigdemont tiene su mariachi mediático con la colaboración inestimable de la Sexta (¿acaso Mariano solo ve la Sexta?). Mariano tiene a los suyos -en realidad me temo que solo tiene al incondicional Maruhenda-. Y en medio quedan esos que hacen editoriales sorprendentes que en el fondo solo transmiten la indignidad refugiada en la cobardía habitual, típica del buen burgués-conservador: todo menos la violencia (lo que se traduce en “el parlem” si Puigdemont se apea del burro y nos olvidamos de lo pasado y los delitos) porque les da miedo el 155.

Puigdemont le ha dado largas a Mariano con cierta chulería: “te doy unos mesecillos para negociar y si no declaró la independencia que no he declarado”. Mariano le ha dado tres días para que se arrepienta en ilógica correspondencia. Mientras, los presidentes de la ANC y Omnium, los Jordi, entran en prisión y Trapero y su segundo se quedan a las puertas, mientras corren rumores de Mozos de Escuadra dispuestos a luchar, asaltar cuarteles y defender a Puigdemont, de quién se dice que tiene guardaespaldas especiales. Así continúa el juego o la representación. Un sainete ante el que el gobierno sigue esperando sin decidirse a poner a los Mozos bajo sus órdenes para evitar, llegado el caso, males mayores.

Repito, el problema es que Mariano no quiere suspender ni intervenir la Comunidad Autónoma de Cataluña. No estaba en su hoja de ruta. Su juego estratégico era la presión indirecta para que, una vez fracasada la declaración, la DUI que algunos ya confunden con el DIU, Puigdemont disolviera el Parlamento y convocará elecciones, aunque fueran con faz plebiscitaria (a estas alturas no sé si la CUP se fiaría de Puigdemont dado el cariño que le están demostrando en internet -lo más suave que le llaman es traidor-). Pero pocos tienen en cuenta que más tarde o más temprano la CUP y parte de la Ezquerra van a presionar para que se suspenda la suspensión y se de paso a la república catalana lo que llevaría a la aplicación del artículo 155. Mariano y Soraya aguardan que esa presión final lleve a la convocatoria de elecciones y aquí paz y después gloria.

En esta coyuntura, y sin saber qué parte del sainete veremos el jueves 20 de octubre, quizás me tenga que comer estas líneas, lo más probable es que, con una nueva finta de Puigdemont y su equipo (quizás algún millonario mediático obsesionado con la república le haya dicho eso de “sé fuerte, Carles”), el jueves se abra un nuevo plazo mientras algún otro entra en prisión (ya le ha dicho su señoría a Trapero que no entra en prisión porque la acusación no es redonda, pero que se podrá seguir investigando y la cosa se pondrá a tiro cuando su señoría llegue al 1 de octubre); por aquello del polvo del camino que mancha las togas que nos explicaran hace unos años.

¿Detendrá Mariano a Puigdemont y lo pondrá a disposición judicial? Yo diría que no. ¿Utilizará el artículo 155 aunque sa a plazos? Me parece que tampoco -lo mismo lo ha hecho cuando estas líneas lleguen al lector y me hundo como analista de futuribles-.

El gobierno, si finalmanente lo hace, aplicará una hoja de ruta lo menos comprometida posible. Un gobierno de gestión en Cataluña para convocar elecciones, de tal modo que la suspensión sea prácticamente inoperante y los partidos, separatistas o no, se lancen a la campaña electoral en vez de a la protesta callejera porque saben que se la juegan. El problema es que esas elecciones tendrán un carácter plebiscitario y las sumas pueden dar un resultado que nos llevaría otra vez casi al punto de partida reforzando la idea de que se autorice un referéndum con garantías.

Tengo la impresión de que la encuestas que maneja el gobierno no solo no despejan la situación sino que la complican. Puede que Juntos por el Sí sufra un castigo electoral, pero no tan grande como se espera, si es que se juntan; que un difícil tripartito para hacer presidenta a Inés Arrimadas, con el apoyo del PSOE y del PP, que necesitaría alguna abstención, no se pueda sacar adelante; que estalle el efecto Colau y pudiera llegar a formarse una alianza con la CUP, los de IU y Ezquerra con alguna abstención… en definitiva que cualquier resultado, al final, creará inestabilidad.

Todo el mundo asume que el gran beneficiado políticamente del lío catalán será Albert Rivera, tanto en Cataluña como fuera de ella; que cuanto más tiempo se tarde en dar una salida al “conflicto” mayor será el crecimiento de su formación. Será la recompensa a su firmeza frente a la inacción de Mariano Rajoy y los costes de la misma que también serán exonómicos y nos afectarán a todos.

Dé o no de largas a la suspensión de la autonomía Mariano, el problema no está ahí sino en el qué hacer. Suspender la autonomía para convocar elecciones en dos meses no solucionará absolutamente nada. Se necesitarían más de seis meses de intervención para depurar de independentismo tantas y tantas cosas. Se necesitarían más de seis meses de intervención para reconducir el modelo educativo catalán de la inmersión y la propaganda. Se necesitarán más de seis meses para liberar las conciencias de la manipulación separatista. Se necesitarían más de seis meses para poner coto al control mediático que el separatismo ha creado… y, sobre todo, para difundir la idea de España que no se puede limitar a vincularla al vil metal, a si ganamos o perdemos en términos de Euros. Pero esto es mucho para Mariano.

(Esre arrículo fue enviado a imprenta el 17 de octubre de 2017)

El previsible suicidio del todopoderoso PP murciano

Lo que parecía imposible está a punto de suceder. El poderoso PP de Murcia, con su poderosa estructura clientelar, está a punto de implosionar; si el propio PP no lo remedia, claro.

No es mérito de la oposición que suceda tal cosa -nada es tan pésimo como el PSOE de Murcia, que va camino de ser una monarquía hereditaria disfrazada-. Los peperos se han bastado solos para dinamitar un partido único que llegó a tener  algo así como el 60% de los votos (ya perdieron unos 20 puntos en las últimas elecciones). ¿Cómo ha sucedido o cómo va a suceder? -se preguntan-.

Es lo que tienen las designaciones digitales para la sucesión en el poder, orladas, eso sí, con aplausos multitudinarios o fabricados.
Ya nadie defiende a PAS -Pedro Antonio Sánchez-, que va a pasar del todo a la nada con la misma facilidad que hizo carrera política triunfal (de afiliado a presidente como profesional de la política); los amigos del clan que conformó Ramón Luis Varcálcel, como guardia pretoriana y herencia de poder,  guardan silencio y ya no le hacen la ola (no quieren que tsunami PAS les arrastre). ¿Dónde quedan y dónde andan las plataformas y campañas digitales para defender la honorabilidad de PAS?

Pocos creen ya en el aparato del PP murciano en la inocencia de PAS, y en todo caso lo que quieren es que se esfume, simplemente porque quieren salvar su trono; menos aún son los dispuestos a sustentarla públicamente.

El nuevo heredero, el sobrero que sacaron al ruedo, también elegido digitalmente, solo cosecha fracasos cuando habla con Madrid -Madrid nunca ha premiado al PP murciano porque era un granero de votos seguro-. Fracasos, eso sí, envueltos en frases triunfales. La realidad es que, entre el AVE, el agua, el Mar Menor y el aeropuerto, anda hecho unos zorros y las “fuerzas vivas” murcianas, antes siempre sacrificadas y leales, andan más que hartas. Por otra parte, las críticas internas arrecian al mismo tiempo que temen el fin del gobierno absoluto del PP, porque entre los votantes del PP hay no pocos descontentos ante el marianismo y la filosofía de que aquello que haga la izquierda bien hecho está; andan cansados de que no se derogue ni una sola de las leyes impuestas por la izquierda o de que el partido asuma como propias cosas como la ideología de género o la memoria histórica (pese a los sonoros apellidos históricos que pueblan el escalafón regional y municipal del PP).

La escasa fe en el que creían que iba a ser solo un interino (López Miras), el fin de la división territorial regional creada para asegurar la mayoría en las autonómicas, la más que previsible imagen de PAS en el banquillo, algún que otro susto judicial que pudiera llegar, los del Foro de la Familia convirtiéndose en partido -¿tendrán el apoyo regional de los que organizaban autobuses para ir a sus manifestaciones y de la derecha religiosa murciana devota del PP?-  y la amenaza cada vez más real de un partido regionalista salido del PP -los regionalismos que acaban en lo que acaban siempre salen de la derecha- pueden poner fin a la era del gobierno del PP en Murcia.
Y eso, si sucede. será solo mérito del PP. No vayamos a confundirnos.

Nota: Menos mal que la oposición da para lo que da y anda enfrascada en ver quién va a ocupar el sillón de mando.

Página 2 de 8

Francisco Torres García & Blog personal